divendres, 3 de gener de 2014

Fake plastic friends.


Hay días en los que todo es gris, frío y lluvioso. Sí, esos días que me encantan, esos días en los que contemplo el frío. En los que el frío huele a madera, a hojas mojadas y a asfalto húmedo. 

Días en los que te das cuenta de que; ¡oh! no tienes a nadie excepto a dos personas.
Días en los que te das cuenta de lo mucho que has cambiado. 

Y es que, que te vengan personas, que antes, por error alguno etiquetabas como amigos, y te digan que ya no les gustas, que ya no gustas como persona, que todo lo que dices es porqué buscas compasión, que utilizas la humildad propia, que todo lo que dices es para dar pena; es sinceramente triste. 

Me considero una persona difícil. 
Difícil, de comprender, difícil de querer, difícil de apreciar y difícil de odiar. No acostumbro a confiar en la gente y este último año las he pasado putas. Creo que nunca había crecido tanto, creo que nunca antes había aprendido tanto conmigo misma. 
He aprendido a no confiar, a no etiquetar, a no ilusionarme (cosa que aún debo trabajar), a no desconfiar tampoco, a hacer lo que me gusta y a decir lo que quiero, cuando quiero y cómo quiero. 
No creo que sea un defecto eso. No creo que ser sincera con una misma sea un defecto. Si lo es tener la autoestima baja. 
No, no, no. Rectifico. Es una desgracia tener la autoestima baja, y lo es más no tener autoestima. Sí, joder. Juro que no lo hago a propósito. Juro que todo lo que digo, hago y pienso triste no lo hago a propósito. No lo hago con ninguna finalidad, no lo hago con ningún objetivo que no sea el de comprenderme a mi misma. 

¿Cómo me van a entender los demás si ni yo logro entenderme? ¿Y cómo logro entenderme si no puedo explicarme yo misma las cosas?

Mentiras, ilusiones, decepciones, idas, vueltas, idas otra vez, quedadas, abrazos, consejos, inútiles, útiles, personas, no personas, amigos, falsos, verdaderos, de plástico, de carne y hueso. 

Joder, como me ha jodido el tiempo. Predecimos el futuro para que no nos pille desprevenidos. 

Me siento incormprendida, rodeada de amigos de plástico falso, o amigos falsos de plástico, o plástico de amigos falsos. 

Yo qué sé. El caso es que la combinación de amigos, falsos y plástico no es buena. 
De buena solo tiene la canción de Radiohead (aunque esa hable de árboles en vez de amigos.)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Seguidors