dijous, 23 de gener de 2014

El rojo 107.

Hablando de canciones, como quién dice que habla de vidas.
Viviendo a idas, vueltas, giros a grados y subidas con montañas rusas, o montañas rusas con bajadas.
Deseando labios que no están a mi disposición, y  abrazos a domicilio.
Creando camas deshechas y amor hecho.
Respirando aire frío y caricias calientes.
Fumando cigarrillos con mis marcas de carmín.
Suspirando de madrugada con el sol a tantos kilómetros como tu estabas.
Tragando con los ojos películas que a fuego y lágrimas quedarían mejor en nuestros corazones.
Pintando sueños de futuro, ya que planes no son.
Echando en falta palabras que en boca de otro serían barbaridades.
Anhelando que las cuentas atrás se llenen de ceros.
Ceros que si tuvieran una unidad de medida pequeña detrás, serían más deseados.
Durmiendo insomnios que fuero creados por tu persona y asesinados por tus dedos en mi piel.
Andando sola a contrarreloj, aquello que dijimos que ligados por nuestros dedos memorizaríamos bajo las lágrimas del cielo.
Volando muerta lugares dichos alguna tarde.
Llorando rota dichos verbos, promesas, palabras, te quieros e hipérboles que tan solo salieron de nuestras bocas para disiparse en un aire que no volveríamos a respirar.

Mi vida se basa en eso, y en pintar mis labios del rojo que dijiste que me definía.
 Un rojo, 107.
Como el de la sangre, la roja pocha que tanto adoro o el de tu marca en mi cuello.
(Aunque cambiaré el "Un rojo" por "El rojo" para que sea especial y no indefinido.)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Seguidors